sábado, 24 de enero de 2009

No es que seamos desconfiados pero...

En Aunque parezca mentira el secuestro de
Leonardo Bergara nos suena a verso.
Por cierto, no es empresario como dicen todos los medios, es empleado de una casa de insumos electrónicos, propiedad de su hermano.
Media pila, muchachos, que la información es un arma poderosa.

1 comentario: