martes, 26 de mayo de 2009

jajajajaja, a jodersssssse!

El New York Times se perdió Watergate
Tras el escándalo, Bob Woodward y Carl Bernstein se convirtieron en superhéroes del periodismo. Fue una de las grandes primicias del siglo XX -quizás la mayor- y, con ella, el Washington Post confirmó su reputación de periódico influyente. Pero, según nuevas revelaciones, la historia podría haber sido distinta.
Bob Woodward y Carl Bernstein, del Washington Post, expusieron el escándalo del Watergate: la investigación periodística dejó en evidencia que el Partido Republicano había montado un operativo de espionaje y robado documentos del Partido Demócrata del edificio Watergate, en la capital estadounidense. Además, el partido del gobierno realizó otras actividades ilegales como parte de una campaña de sabotaje, que intentó por todos los medios mantener encubierta.
Esta revelación desencadenó la renuncia del presidente de Estados Unidos Richard Nixon en 1974, la encarcelación de varios de sus colaboradores cercanos y transformó a Woodward y Bernstein en superhéroes del periodismo. Sin embargo, lo que pocos saben es que la historia -en verdad- no debería haber sido publicada por el Washington Post sino por la competencia: el New York Times.
En agosto de 1972, la oficina del New York Times en Washington tuvo en sus manos toda la información que unas semanas más tardes publicaría el Washington Post... pero la dejó pasar. En su último día en el New York Times antes de irse a estudiar derecho en la Universidad de Yale, el periodista Robert Smith recibió la primicia durante un almuerzo en un restaurante francés con el director del FBI, Patrick Gray.
"Él me dijo que en su opinión, el Fiscal General estaba involucrado y por su puesto, me quedé atónito. Entonces le pregunté: '¿Y esto va más arriba?' Él me miró y le dije '¿el presidente?'. Me miró a los ojos y yo lo miré a él, y a mi modo de entender el periodismo, se trataba de una confirmación".
Después de que le dijeran que la Casa Blanca estaba involucrada en el robo de documentos que tuvo lugar en el edificio Watergate, Smith salió corriendo a contarle a su editor Robert Phelps la extraordinaria revelación que le había hecho el director del FBI.

Misterio

Si bien estaba terminando su trabajo en el New York Times, Smith esperaba que el periódico investigara a fondo las acusaciones de Gray, quien, en opinión de Smith, estaba ansioso por que la historia pasase al dominio público.
"Dado la sorpresa que manifestó cuando le dije que abandonaba el periódico para irme a estudiar Abogacía a Yale al día siguiente, mi intuición es que él quería que yo publicara la historia en el Times", aseguró Smith.
"Lo que resulta un misterio para mí, debo confesar", agregó el ex periodista, hoy abogado en San Francisco, "es por qué la información que me dio a mí y al Times nunca fue utilizada".
Semanas después, un informante secreto apodado Garganta Profunda, le pasó los datos a Woodward y Bernstein, del Post. Ese informante, que reveló su identidad hace tres años, era Mark Felt, que ocupaba entonces el cargo de director asociado del FBI. Felt murió en diciembre pasado.
Según el periodista de la BBC, Imtiaz Tyab, la noticia divulgada por Robert Smith y su editor, Robert Phelps, significa que los dos oficiales de más alto rango del FBI intentaron activamente dar a conocer el escándalo del Watergate, agregando una nueva dimensión a uno de los más famosos escándalos políticos en EE.UU.

2 comentarios:

  1. Pobres, que lastima. Se perdieron la historia mas grande del mundo. Estoy tan triste por ellos.

    ResponderEliminar
  2. Eeeeehhhh mas que perdersela me parese que esta demuestra de que lado de la politica yanqui debe estar cada diario. no se olviden que los multimedios manejan la opinion púbica (si púbica)

    ResponderEliminar