lunes, 22 de junio de 2009

Un arzobispo repudió la educación pública x neomarxista Monseñor Héctor Aguer criticó que en las escuelas estatales no se enseñe religión ya que consideró que “el Estado impone una cierta ideología que se filtra en los contenidos curriculares”. “¿Quieren sacar analfabetos revolucionarios?”, arremetió



El mensaje fue difundido a través de la columna semanal que el arzobispo de La Plata, Monseñor Héctor Aguer, tiene en el programa “Claves para un mundo mejor” . Allí se quejó de la ausencia de enseñanza religiosa en las escuelas estatales de nuestro país, y afirmó que mientras “se descuidan los saberes básicos”, se insiste en una perspectiva crítica a la que consideró “marcadamente ideológica”. Dijo que la educación pública tiene como “fuente de inspiración el neomarxismo de la Escuela de Frankfurt”. “¿Acaso de las escuelas argentinas se quiere sacar analfabetos revolucionarios?”, arremetió. Según publica Diario Hoy de La Plata, allí apuntó que “el Estado impone una cierta ideología, que se filtra en los contenidos curriculares” y agregó que eso “se ve en los materiales que se difunden a los docentes y en algunas políticas de Estado que van siendo establecidas por comisiones interministeriales, sobre todo de Educación y Salud”. “La nueva materia Construcción de Ciudadanía impone una teoría crítica que pretende hacer del niño, del alumno, un pequeño teórico crítico para cambiar la sociedad, alterando el orden que corresponde en la transmisión de los conocimientos”, citó como ejemplo. Asimismo, le dedicó algunas palabras a la materia Educación Sexual y recomendó a los padres preocuparse e informarse sobre qué se les transmite a los chicos en la escuela ya que “en esta área se ha impuesto, casi de un modo indiscutible, la ideología de género”. "Según esta perspectiva, la sexualidad no se inscribe en la naturaleza de la persona, no es una realidad biológica, psicológica, afectiva y espiritual, sino una construcción histórica y socio cultural. Se es varón o mujer no porque uno haya nacido varón o mujer, sino porque lo hace tal la cultura, que modela el género de las personas. Se propone una escisión entre sexo y género, de modo que se pueda hablar de diversas opciones sexuales; todas serían igualmente válidas", alertó. Además resaltó que "es curioso cómo, en nombre de la promoción de la mujer, se denigra la figura femenina; sobre todo no se quiere aceptar su vocación materna, porque la maternidad es vista como una carga, ya que la sexualidad está totalmente separada del matrimonio, la constitución de la familia, el amor permanente, la transmisión de la vida". Estas reflexiones de Agueler surgieron luego de que relatara que “hace unos meses se firmó un acuerdo entre la Santa Sede y la república del Brasil que incluye entre sus cláusulas la posibilidad de la enseñanza religiosa en las escuelas estatales de ese país”. “Esto en la Argentina de hoy sería absolutamente impensable, a pesar de que en algunas de nuestras provincias, por disposición de las respectivas constituciones, existe ya enseñanza religiosa en las escuelas de gestión estatal”, dijo Aguer.
Además expuso que según la Carta Magna bonaerense los niños “deben ser educados en los principios de la moral cristiana, respetando la libertad de conciencia” y lamentó que “nadie se fija demasiado en esta disposición”, a la que se refirió como “letra muerta”.

2 comentarios:

  1. es increible que este hombre conozca el termino neomarxismo ya que parece haber llegado recien del siglo XV!!!

    ResponderEliminar
  2. El monseñor dijo: “La nueva materia Construcción de Ciudadanía impone una teoría crítica que pretende hacer del niño, del alumno, un pequeño teórico crítico para cambiar la sociedad, alterando el orden que corresponde en la transmisión de los conocimientos”.

    Lo cual, para mi, es bueno, ya que fomenta en la persona la critica sobre lo establecido y la construccion de una sociedad mejor.

    Pero al monseñor, le debe gustar mas que se nos enseñe como en el 76, a no criticar el orden establecido por el estado (de derecha y catolico), y a cayarnos la boca y hacer como que no pasa nada.

    Recordemos que esta gente, no solo miro para otro lado, si no que entrego, a personas de su propia congregacion en los años de plomo.

    ResponderEliminar