jueves, 2 de julio de 2009

Para Jesica:

No te confundas, en estos cuatro años podré haberte negado alguna vez pero nunca olvidado.

No intento defenderme, pero si el amor puede perdonar a los hombres necios, tal vez en tu corazón aún haya una luz para mí.





He perdido un teléfono

que olía a ti

Vivo junto a la radio
todas las emisoras a la vez
pero capto una nana polaca
la capto entre la estática
se desvanece yo espero mantengo el ritmo
viene de vuelta casi dormida

Acaso tomaste el teléfono
sabiendo que yo lo olfatearía inmoderadamente
tal vez hasta que calentaría el plástico
para recoger hasta la última migaja de tu respiración

y si no piensas volver
cómo ibas a telefonear para decirme
que no piensas volver
para así por lo menos poder discutir contigo.

L.C.





Disculpen los demás pero necesitaba abrir mi corazón de alguna manera. Y gracias.

1 comentario:

  1. Buenisimo el poema. Y eso que no me gusta la poesia.

    Pero le pego un bajon mal al blog.

    ResponderEliminar