jueves, 19 de mayo de 2011

Renault, los nazis y otras yerbas 
 Los ocho nietos del fundador del fabricante automovilístico Renault han presentado una demanda
ante la justicia francesa para reclamar una indemnización por la confiscación y nacionalización de la
empresa en 1945 por las acusaciones contra el abuelo de haber colaborado con el régimen de
ocupación de los nazis. La formalizó el pasado lunes el abogado de los descendientes directos de
Louis Renault, Thierry Lévy, que pretende aprovecharse de un resquicio legal que se ha abierto
desde hace poco más de un año y que permite a un particular solicitar un dictamen de
constitucionalidad sobre una disposición legislativa. 
Los ocho herederos, que tienen ahora entre 32 y 66 años, cuestionan la regularidad de la confiscación
de la empresa, que se produjo a partir de un proyecto de decreto del 16 de noviembre de 1944, unas
semanas después de que muriera en prisión Louis Renault, que era propietario del 96,8 % de la
compañía. La argumentación de Lévy es que la nacionalización-sanción que supuso la expropiación
del constructor automovilístico se llevó a cabo infringiendo el principio de que no se puede confiscar
un bien a una persona que ya ha muerto, lo que invalidaría el decreto del 16 de enero de 1945.  Un
decreto que, según el letrado, sólo podría haberse publicado una vez que existiera una sentencia 
condenatoria definitiva contra el industrial, al que se le reprochaba en particular que hubiera movilizado su potencial productivo al servicio de la economía de guerra de la Alemania nazi.
Las fábricas de Renault sirvieron en particular para la reparación de carros de combate alemanes.
Los nietos de Louis Renault inician esta batalla jurídica en la que aseguran que su motivación no es
financiera después de una primera victoria simbólica conseguida en julio del pasado año, cuando el
Tribunal de Apelación de Limoges aceptó su demanda de retirar de una exposición una foto del
abuelo junto a Adolf Hitler en el Salón del Automóvil de Berlín en febrero de 1939.
Esa imagen del Centro de la Memoria de Ouradour sur Glane -una localidad del centro de Francia en
la que los nazis cometieron una masacre entre la población en junio de 1944 antes de retirarse- servía
para ilustrar la "colaboración económica" y en su pie de foto se podía leer que "Louis Renault fabricó
tanques para la Wehrmacht".
   fuene: efe

No hay comentarios:

Publicar un comentario